alimento congelado para reptiles como utilizarlo

Al utilizar alimento congelado para reptiles debemos tener en cuenta una serie de cuestiones para asegurar que nuestros animales lo reciben de forma óptima. En el momento de seleccionar el tipo de alimento, debemos fijarnos en que esté envasado de tal forma que nos permita extraer las unidades justas que tenemos que utilizar. Así evitaremos el desaprovechamiento producido por tener que descongelar más cantidad de la que nuestros animales pueden comer.

En el momento de la descongelación también deben considerarse algunos aspectos. El fundamental es que debería realizarse idealmente dentro de una nevera, igual que hacemos con los productos de consumo humano. En caso de que esto no sea posible, debería llevarse a cabo con agua fría. No debe realizarse la descongelación simplemente dejando el alimento fuera del congelador, ya que la capa de agua que se forma a temperatura ambiente favorecerá el rápido crecimiento de bacterias en la superficie del alimento.

El microondas tampoco es una opción segura para descongelar el alimento congelado para reptiles. Por un lado si se trata de presas enteras podrían llegar a explotar y por otro la descongelación puede no ser completa quedando la parte central de la presa todavía congelada. Otro riesgo del uso de este sistema es que el alimento acabe excesivamente caliente dificultando la digestión o incluso entrañando riesgos para la salud del animal.

¿Y después de descongelar el alimento congelado para reptiles?

Una vez la presa está descongelada debemos calentarla ligeramente para estimular la ingesta y favorecer la digestión. Esto puede realizarse introduciendo el alimento en una bolsa con autocierre y colocando esta unos minutos (10-20) dentro de un recipiente con agua tibia. Otra opción sería colocarla debajo de una lámpara de calor, sin contacto directo, durante unos minutos.

En el caso de las ranas enteras o sus despieces, su muy bajo contenido en grasa (<1%) implica que tenemos que ser cuidadosos en la descongelación. La falta de grasa hace que el agua se evapore más fácilmente y la carne se deshidrate. Este bajo contenido en grasa es, no obstante, uno de los principales beneficios de la carne de rana para alimentación animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.